*

Deportes

Portada  |  11 agosto 2019

Un esgrimista estadounidense se arrodilló en el podio para protestar contra la xenofobia en su país

Tras ganar el oro en florete por equipos, Race Imboden dejó un claro mensaje por la ola de violencia y odio en su país. Pueden sancionarlo.

El podio de florete por equipos masculino no fue un podio más en los Juegos Panamericanos. Once hombres lucieron, de pie, su medalla al cuello. Race Imboden, múltiple medallista de la esgrima de los Estados Unidos, apoyó una rodilla sobre el suelo durante la ejecución del himno, en un gesto de protesta popular entre los deportistas estadounidenses. Él lo hizo contra la xenofobia y la ola de violencia que atraviesa su país. Y contra Donald Trump, "un presidente que propaga el odio".

Después de vencer a Brasil en la final, los esgrimistas estadounidenses agigantaron su dominio en Lima 2019.

Imboden, de 26 años, también agrandó su colección de conquistas. A Brooklyn se lleva una medalla de bronce en florete individual y una de oro en el torneo por equipos. Pero el viernes prefirió "sacrificar su momento" en el podio para, a su modo, alzar la voz. Aunque ese gesto le cueste una sanción.

"Debemos reclamar un cambio", comienza el mensaje que más tarde difundió en las redes sociales.

"Esta semana tengo el honor de representar al equipo de Estados Unidos en los Juegos Panamericanos. Llevo a casa un oro y un bronce. Mi orgullo, sin embargo, quedó trunco por los inconvenientes del país que llevo tan cerca de mi corazón", continuó Imboden, que en sus ratos libres trabaja como modelo.

Comentarios