*

Espectaculos

Portada  |  08 septiembre 2019

El conmovedor recuerdo de Vicuña a siete años de la muerte de su hija Bianca

"Tu mirada. Esos ojos negros que me volvían loco. Ese misterio que jamás entenderé. Tu Alma libre, mi pequeña princesa inca", escribió el actor en sus redes sociales.

Es un día especial para Benjamín Vicuña como cada 8 de septiembre desde el 2012. A través de Instagram, el actor recordó el séptimo aniversario de la muerte de su hija Blanca con un emotivo mensaje y una foto de ella.

“Tu mirada. Esos ojos negros que me volvían loco. Ese misterio que jamás entenderé. Tu Alma libre, mi pequeña princesa inca. Tus alas que abrazan mi dolor. Son más años los que ya volaste que tus 6 años a mi lado. El tiempo es relativo y curioso. El tiempo es un misterio como tu mirada anclada en mi memoria”, escribió, junto a una imagen de Blanquita, en la playa.

Ver esta publicación en Instagram

Tu mirada. Esos ojos negros que me volvían loco. Ese misterio que jamás entenderé. Tu Alma libre mi pequeña princesa inca. Tus alas que abrazan mi dolor. Son más años los que ya volaste que tus 6 años a mi lado. El tiempo es relativo y curioso. El tiempo es un misterio como tu mirada anclada en mi memoria. Tanta responsabilidad que te doy, mi niña sabia, mi maestra en esta vida, mi inspiración salvaje y mi antídoto a todo miedo sobre la eternidad. Mi niña que ya no es niña, mi niña que corre, salta y vuela. Mi dulce hija que voló tan lejos que por momentos no puedo ver por el sol. Amo tus ojos, tu pelo, tu boca, tu piel, tus pecas, tus dedos de los pies, tu risa que estalla como la primavera. Tu risa que no la apaga ni siquiera el frío de tiempo. El tiempo, eso que se nos fue, que se recobra en la esperanza. En el silencio.

Una publicación compartida de Benjamín Vicuña (@benjavicunamori) el

“Tanta responsabilidad que te doy, mi niña sabia, mi maestra en esta vida, mi inspiración salvaje y mi antídoto a todo miedo sobre la eternidad. Mi niña que ya no es niña, mi niña que corre, salta y vuela. Mi dulce hija que voló tan lejos que por momentos no puedo ver por el sol. Amo tus ojos, tu pelo, tu boca, tu piel, tus pecas, tus dedos de los pies, tu risa que estalla como la primavera. Tu risa que no la apaga ni siquiera el frío del tiempo. El tiempo, eso que se nos fue, que se recobra en la esperanza. En el silencio”, finalizó Benjamín Vicuña, a flor de piel recordando a su hija.

Comentarios