*

Policiales

Portada  |  01 agosto 2019

Baño de sangre y una biblia: relato de un femicidio en un motel

Foja Cero repasó el brutal crimen de Jéssica González. La obsesión, la saña y el contenido religioso que convirtió el caso en uno de los femicidios más sangrientos y estremecedores de Salta.

Jessica González era una joven estudiante salteña y miembro activo de la iglesia evangélica Aposento Alto, liderada por su madre, y murió desangrada en la habitación de un motel de la zona sur de la capital de Salta.
Del trágico día se supo que Raúl la interceptó en la calle, posiblemente en la parada del colectivo, donde fue vista por última vez por testigos. Mediante engaños la hizo subir al auto y comenzó a lastimarla recriminándole un amor no correspondido.
La saña del sujeto fue tanta que la llevó hasta un motel, donde ingresaron a las 20, y en el interior de la habitación la siguió lastimando hasta que finalmente murió desangrada.
El sujeto intento suicidarse pero fracasó y desde el 18 de septiembre será juzgado homicidio agravado por mediar violencia de género.
La escena fue terrible, Jessica estaba en el suelo, ensangrentada, mientras que Raúl permanecía sobre la cama, abrazando un almohadón.
El lugar estaba bañado en sangre, los pisos, cama, paredes, todo parecía el montaje de una película de horror. Un policía tomó fotos del lugar y las viralizó, por ello fue separado de su cargo y es investigado por la justicia.
Un dato que llamó la atención de los investigadores fue que en el vehículo encontraron una biblia con un versículo marcado. Y ésta hoja, totalmente cubierta de sangre.

Comentarios