*

Salta

Portada  |  02 enero 2020

La primera mujer policía que desactiva bombas (1)

La oficial mayor de la Policía de Ciudad Giselle Vargas se capacitó y se convirtió en la primera agente femenina del escuadrón antibombas. Después de ella se sumaron otras.

A sus 33 años Giselle Vargas integra el escuadrón antibombas y se convirtió en la primera mujer desactivadora del cuerpo. En un ambiente históricamente dominado por hombres, se abre camino y le hace lugar a otras compañeras que siguen sus pasos. De hecho, ya tiene una colega con su mismo cargo y otras estudiando para integrar el cuerpo. 

Su prueba de fuego fue desactivar el contenido de una carta bomba hallada en un cesto de residuos. 

Cada vez que llega una alerta a la central, todo el equipo sale a la calle preparado para enfrentar una amenaza real.

En una entrevista que le efectuó Clarin.com contó que en la Argentina hay muy pocas personas que arman bombas: "Habitualmente no son quienes las colocan -explica Gisele-. Por ejemplo, en el atentado a la tumba de Ramón Falcón, en el Cementerio de la Recoleta, hubo dos detenidos, pero la investigación determinó que no fueron ellos quienes fabricaron la bomba". El equipo también interviene cuando hay amenazas de bomba en las escuelas, pero con un cambio que pudieron implementar en los últimos tiempos: sin evacuación de los alumnos, lo que desalienta las amenazas.

Gisele se siente bien abriendo este camino que quizá aliente a otras compañeras a sumarse al equipo.

Vive en la localidad de Ezpeleta y tiene dos hijas a su cargo. Una de sangre y otra, del corazón: Priscila, de 14 y Agustina, de 16.

En su tiempo libre, le gusta ir al gimnasio, donde practica boxeo.

MIRÁ TAMBIÉN:

Los perseguía la policía: los delincuentes arrojaron una bomba en Constitución

Comentarios